Evelyn – Cuando las limitaciones parecen ser un obstáculo

evelynHe visto la gracia y misericordia de Dios cada día de mi vida. A veces no la percibo  pero con seguridad sé que está conmigo. Nací en un hogar cristiano pero con padres divorciados. Creo que muchas mujeres hemos vivido esta situación, que no es nada fácil. A pesar de todos los problemas que mi mamá ha tenido que pasar, su amor y apoyo incondicional es algo que Dios siempre ha dado a mi vida. Ha sido super difícil no tener la figura paterna que siempre quise tener, y que miraba que mis amigas si tenían, o tener la familia unida que también miraba en otras partes, o  tener limitaciones económicas. Pero como lo mencione anteriormente Dios siempre ha tenido el control de mi mamá, de mis hermanos y de mi vida. Mi papa cumplía casi en un 100% la responsabilidad económica que tenía, pero conforme pasaban los años esta se iba reduciendo. Siempre escucho a personas que se ven limitadas a seguir estudiando porque no tienen los recursos económicos para hacerlo, o tienen que trabajar porque ya tienen una responsabilidad en sus casas, pero personalmente pienso que querer es poder.

Cuando decidí estudiar en una Universidad Privada no sabía que iba a hacer. Lo único que pensaba era que cuando cumpliera 18 años mi papa dejaba de pagarme la educación, y tendría que ver que hacía. Además su aporte económico disminuiría y tendría que empezar a trabajar.  En ese momento Dios puso a varias personas en mi camino que me motivaron a luchar e intentar aplicar a una beca. Era algo difícil ya que había lugares que si las daban pero solo en ciertos porcentajes, y yo no tenía la opción de aceptar solo un porcentaje, necesitaba el 100%. Luego de un largo proceso y espera fui de las pocas personas que recibió una beca total. Cuando recibí la noticia no lo podía creer ya que tenía varias compañeras que también habían aplicado y solo recibieron un porcentaje o nada. Empecé a ver la mano de Dios, y a lo largo de toda mi carrera Universitaria lo pude ver. Ahora tenía la limitación de cómo llegar a la Universidad porque me quedaba lejos, pero hoy les puedo decir que de los 5 años que estuve en la Universidad solo una semana no tuve como irme. De ahí tuve todos los días como irme a estudiar.

Dios siempre proveyó el transporte, los libros, el tiempo, la inteligencia y la gracia para que cumpliera con los requisitos que conllevaba el mantener una beca y así poder concluir mi carrera. Gracias a Dios en los primeros años de mi carrera mis hermanos mayores me apoyaron en los gastos de la casa, y cuando ya no les fue posible conseguí trabajo. Dios me dio el ánimo y las fuerzas para poder trabajar y estudiar  y así logre graduarme en abril del 2013.

Este año finalmente me proveyó un carro, y siempre pensé que mi papá me lo iba a comprar, pero a lo largo de mi vida he aprendido que las cosas que necesitamos, ya sea materiales o sentimentales, no siempre provienen de donde esperamos que vengan, vienen de donde Dios permite que sean provistas. Este año tuve otra prueba difícil y fue terminar una relación de 3 años con  una persona que pensé sería mi esposo. La voluntad de Dios no siempre es la nuestra, pero he aprendido que es buena, agradable y perfecta.

He aprendido a valorarme más después de esta ruptura y a saber esperar la voluntad de Dios. Como me decía un día una amiga las respuestas a tus oraciones siempre son sí, todavía no, o tengo algo mejor para ti, y sé por fe que en mi vida se está cumpliendo aunque todavía no las mire todas. También escuche en una prédica que si creemos que merecemos algo lo podremos tener aunque no tengamos el talento o los recursos, si tenemos a Dios de nuestra parte lo llegaremos a tener. Luchen por sus sueños, esfuércense por alcanzarlos y no vean sus limitaciones. He aprendido que sólo Dios no te falla, y que él puede tomar el papel del papá que no tuviste, o del esposo que perdiste o del novio que todavía no tienes. El puede ser todo, y sólo él puede llenar verdaderamente tu corazón. Mi sueño es poder ayudar a muchas personas a través de la educación, alimentación, y consejo en sus vidas, y sé que lo lograré con el apoyo de Dios. Un capítulo de la biblia que me inspira mucho es el Salmo 23, y lo he visto en mi vida. Sé que también lo podrán ver en sus vidas si lo creen y tienen fe en él.

Salmos 23 (NVI)

1 El Señor es mi *pastor, nada me falta;

2 En verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce;

3 Me infunde nuevas *fuerzas. Me guía por sendas de *justicia por amor a su *nombre.

4 Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.

5 Dispones ante mí un banquete en presencia de mis enemigos. Has ungido con perfume mi cabeza;  has llenado mi copa a rebosar.

6 La bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida; y en la casa del Señor habitaré para siempre

 

Con Cariño,

Evelyn González, Guatemala