Los milagros existen

 

Frases-26

Qué hermoso es creer que los milagros existen y suceden en la vida real.  Lo que sucede la mayoría del tiempo es que no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que estamos a punto de perderlo o ya lo hemos perdido.

Para muchos la felicidad es el dinero, el éxito, el amor en pareja, títulos universitarios, las posesiones materiales y muchas “cosas” más, pero en lo personal he aprendido lo que realmente trae felicidad y paz.

El milagro más grande para mi es el privilegio de ser llamados hijos de Dios, si lo aceptamos en nuestro corazón.  Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16 NVI).

Que padre tan amoroso es Dios y tiene un diseño original para cada uno de nosotros con un propósito específico, lo que debemos hacer es dejar que Dios sea nuestro padre, amigo, guía, luz, así como nuestro pronto auxilio en nuestra vida. Dios es puro amor,  El amor es paciente, es bondadoso, el amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor” (1 Corintios 13:4-5 NVI).

En lo especial  tengo el privilegio de ser llamada hija de Dios, sé que me protege en sus manos y me cuida como la niña de sus ojos. Realmente me siento amada por Dios y ésta es mi historia, que la he llamado como el “Segundo milagro”.

El segundo milagro empieza cuando era una niña, soy la más pequeña entre mis hermanos, nacidos en un hogar cristiano.  A la edad de tres años, me detectan un tumor ocular que era como un cáncer, estuve al borde de la muerte pero afortunadamente me operaron y posteriormente recibí quimioterapia y radioterapia.

Éste segundo milagro se extiende y acontece cuando estaba en el colegio, a la edad de 9 años, como todos los niños me gustaba correr y jugar con mis amigos, pero de repente empecé a caerme y lastimarme muy seguido. Fue entonces cuando mis padres empezaron a llevarme con doctores y especialistas en Guatemala y Estados Unidos. Todos me hacían exámenes,  hasta que detectaron que tenía un tumor benigno en el cerebelo  sobre la medula espinal.  Al saber el diagnóstico, ninguno de los doctores  se atrevía a realizar la operación, porque ya sabían cuál sería el resultado, “una muerte segura”.

Pero por gracia y amor de Dios nos dio la bendición de conocer al doctor Pozuelos el cual sería el único en atreverse a realizar tan complicada operación, así mismo advirtió a mis padres que no garantizaba éxito en la operación y en los mejores de los casos podía quedar en estado vegetal. En esa etapa de mi vida me realizaron dos operaciones, una para colocarme una válvula para drenar el líquido del cerebro incluyendo radioterapia y unos meses después me realizaron la otra operación  para lograr extraer el tumor; el procedimiento era complicado y el 1.1 % del tumor que quedaba después de la operación, Dios lo terminó de sanar.

Me tomó un año recuperarme de la operación, en ese año aprendí de nuevo a caminar, escribir, hablar, prácticamente aprendí a hacer todo de nuevo como un bebé. Sabía que mi refugio es Dios y con fe, recordé que Todo lo puedo lograr en Cristo que me fortalece.

Siempre me ha gustado el estudio, pero cuando me di cuenta que me costaba ver porque me molestaba la luz, los doctores encuentran una catarata calcificada que no se explicaban como podía ver porque no había espacio para la vista.

En ese momento tenía que tomar  la decisión de ser operada de inmediato y existía el riesgo de no poder ver nunca más.  En ese entonces  estaba terminando el técnico universitario, el cual era muy importante para mí,  pero Dios tiene todo el control y siempre ha provisto a mi familia para que puedan realizarme los procedimientos necesarios para que este saludable y doy gracias a Dios que a pesar de tantas pruebas y retos en mi vida, aquí estoy saludable.

Con mucho esfuerzo ahora soy Licenciada en Administración en el Control de Calidad, dispuesta a servirle a Dios con mi vida.

Nunca olvides que los milagros si existe y la presencia de Dios es el cielo para mí. “Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán” Marcos 11:24Recuerda que Jesús dijo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu menteMateo 22:37.

Sharon García, Guatemala

Escritora invitada