No todo fue mitología griega

HEADER_43-FB

La mitología griega para muchos puede ser apasionante y hermosa, narraciones de cuentos increíbles de dioses y mortales,  ver como una cultura extraordinaria donde la belleza al cuerpo se destaca, la construcción y decoración son incomparables.  Imponentes templos a los dioses griegos, columnas bellamente decoradas, adoración a los dueños del monte olimpo donde Zeus era el supremo dios. Casado con su hermana Hera y padre de infinidad de dioses y hombres mortales, el más famoso de todos fue Hércules. Quien  al final de su vida en la tierra es llevado por Zeus a morar al monte Olimpo y le dio vida de divinidad. Los dioses vivían desordenadamente, depravados, mezclas inapropiadas entre familia y otros. Nótese; que dios es con minúscula, porque hay un solo Dios Poderoso, Creador y Omnipotente el que nosotros conocemos s único. Y no un puñado de dioses inmortales que solo fueron creados en una civilización de mitos y leyendas que llegó a su fin.

Lo que ofrece nuestro Dios es vida eterna,  adoración permanente a Él. La mitología griega cuenta con extraordinarias aventuras de los dioses con los mortales, las uniones ilícitas prevalecían en estas mágicas historias. El apóstol Pablo estableció una iglesia en Corinto ciudad griega, de ahí viene el nombre de las dos cartas enviada a los  Corintios. Ellos  vivían de acuerdo a las costumbres griegas y la adoración a la diosa Afrodita (diosa del amor) y Apolos (dios que todo lo ve, sus insignias: el arco,  flecha y el sol) A los que vimos la película de Troya con (Brad Pitt).  Se observa  cómo una chica  cuidaba el templo de Apolo.  Pablo les escribió porque había problemas en la iglesia de Corinto, donde la adoración a los dioses era común, inclusive la prostitución.  Había 1,000 mujeres que servían en el templo de Afrodita y en los atardeceres bajaban a la ciudad a ofrecer sus  servicios sexuales nativos como a extranjeros.

Para los miembros de la Iglesia fundada por Pablo, no era malo unirse a esas mujeres, la influencia, la moda de esa época permitía que la prostitución no fura mal vista. La influencia a la adoración a los dioses y la desviación de no adorar a Dios como Creador, preocupó a Pablo. A pesar de las circunstancias, había buenos cristianos en Corinto. Pero lo que era un asunto delicado era que cuando preparaban la “Cena del Señor” la carne  era la misma que habían ofrecido  a los dioses, y evidentemente la que sobraba, la vendían en el mercado, donde los cristianos la compraban, cocinaban  y comían. Así celebraban la “Cena del Señor” esa comida no era de bendición tenía origen pagano. Se olvidaron de los mandamientos en Éxodo 20:3.

“No tendrás dioses ajenos delante de mi” De forma imperativa Dios ordena “NO adorar dioses ajenos”.

A Dios no le agrada la idolatría y no necesariamente es a un dios, sino a cosas que nos distraen de su camino. No agradaba a Dios el hecho de que la carne había sido dedicada a los dioses, evidentemente a Pablo no le gustaba esta práctica.  En su carta 1ª Corintios cap.1. Les habla con inmenso amor, ora por ellos, espera la manifestación del Espíritu Santo sobre ellos, no van con la espada desenvainada contra ellos. Les habla de la fidelidad de Dios,  les habla amorosamente. Los  instruyó a no hacer esas costumbres. Hoy en día ¿Cuántos dioses, no griegos están en nuestras vidas y desvían la atención hacia Dios? Cosas que no nos dejan acercarnos a estudiar su Palabra, a cumplir con la gran comisión, a predicar del evangelio, ese mensaje de amor que tanto necesita la humanidad. Nosotros somos responsables como conocedores de la Palabra de compartirle a otros de buscar primeramente el reino de Dios, que hay una vida eterna para los que cumplen los mandamientos del Señor.

La moda es una influencia en nuestros días, vemos los tatuajes, piercings, y muchas cosas que acostumbran grupos de jóvenes que no conocen del Señor. En Corinto había un remanente, de cristianos que seguían los mandamientos de Dios. Hoy en día existe un remanente de igual forma, yo espero que nosotras “Bellas por Gracia” seamos parte de ese grupo de agentes entrenadas especiales al servicio del General de generales, a no temer al enemigo y enfrentar cualquier situación con el poder que da Jesucristo a través del Espíritu Santo nuestro Consolador. Él permanece con nosotros las 24 horas y vela nuestro sueño, nos da paz en momentos de angustia, consuelo en momentos de tristeza. Sintámonos bendecidas y agradecidas de pertenecer al reino de Dios. Que nuestros actos agraden al Señor, que no nos dejemos influenciar por los placeres de este mundo,  que huyamos de la tentación y no hacer cosas que desagraden a nuestro buen Dios.

No hay Visa que valga para entrar al reino celestial, o vas obedeciendo sus mandamientos y haciendo su voluntad, o te preparas para una vida eterna sin Dios. Tu escoges, hay un libre albedrio. Espero que Dios nos acompañe en cada minuto, cada día, cada noche en esta tierra que es solo de paso. No mezclemos las cosas el mundo con Jesucristo, no ignoremos la voz de Dios, que está dispuesto a perdonar al más vil pecador. No hay amor más grande a la humanidad que el demostrado por Dios, al permitir a su único Hijo morir por ti y por mí. Bendito y alabado el nombre Poderoso de nuestro gran Dios a quien debemos toda adoración.

Mi pueblo perece por falta de conocimiento; Oseas 4:6

Con cariño,

Lesbia de Tobías, Guatemala